Botones

miércoles, 27 de febrero de 2019

Reseña: Una sonata de verano (Belén Martínez)


Título: Una sonata de verano
Autor: Belén Martínez
Publicación original: 2019
Editorial: Urano

♥ Gracias a Ediciones Urano por el ejemplar ♥

• SINOPSIS •

Casio Oliver está obsesionado con 'Preludio de invierno', la primera obra de Óscar Salvatierra, un escritor ya retirado. Aguablanca, el pueblo donde se desarrolla su libro favorito, es el sitio en donde Casio pasará el último mes de verano, entre sus pinos, fantasmas y recuerdos enterrados, mientras él intenta olvidar la pesadilla en la que se ha convertido su vida desde hace unos meses. Lo que Casio no sabe es que su propia historia ya comenzó hace tiempo, con un chico que le ofreció un paraguas bajo la lluvia, una mansión sobre un acantilado y un libro que esconde magia, muerte y amor entre sus páginas.

En el abismo que separa la magia de la realidad, Casio tendrá que decidir por qué luchar, por qué vivir, para que su propia historia se haga realidad. 

¿Qué encontrarás en éste libro?

Realismo mágico/ Misterio/ Romance/Verano/LGBT+

Si buscan una historia que huela a verano, los emocione hasta las lágrimas y los abstraiga de la realidad por un buen rato, Una sonata de verano es la propuesta perfecta. Gracias a ésta obra, Belén Martínez, una joven escritora oriunda de España, ha sido galardonada con el Primer Premio Puck de Novela Juvenil, deleitándonos con un relato cautivador, emotivo y dotado de realismo mágico.

Preludio de invierno es un libro que no tuvo mucho éxito y es probable que pocos sepan de él, pero Casio encontró un amarillento ejemplar en una tienda de segunda mano y desde la primera lectura, no ha podido soltarlo. De hecho está obsesionado, un poco con la historia, un poco con los personajes. La buena noticia es que éste verano, luego de mucho insistir, Casio viajará con su familia a Aguablanca, un pequeño pueblo costero en donde no solo se desarrolla la historia de su libro favorito, sino que además es donde vive Óscar Salvatierra, el autor del mismo, un hombre ya mayor y retirado.

Cuando Casio llega a Aguablanca descubre que el lugar realmente guarda la atmósfera mágica que tanto anhelaba. Sin embargo, el viaje se parece poco a lo que él había imaginado. La visita de sus mejores amigos formaba parte de los planes originales, pero luego de un incidente ocurrido con Daniel, quien ha dejado de dirigirle la palabra, ni él ni Asier pasarán el verano con Casio como lo hacían todos los años. Ésta vez Laia será la única en pasar un par de días en el pueblo.

Su aflicción encuentra un nuevo motivo para acrecentarse cuando descubre que, en un pueblo tan pequeño y remoto como Aguablanca, coincide con el único testigo de la situación más humillante de su vida. Marc Valls es un adolescente que no solo proviene de una familia adinerada y asiste a uno de los colegios más prestigiosos de Madrid, sino que se ha convertido en una persona popular y envidiada por todos los alumnos de la escuela pública a la que asiste Casio. Marc acostumbra pasar por la puerta del establecimiento presumiendo la última adquisición que ha obtenido gracias a sus caprichos de niño rico. Así fue como, en una de sus andanzas, descubrió a Casio en una escena comprometedora.

Como verán hay mucho para contar, ya que la historia perfila tres grandes tramas. Dos de ellas tienen como gran protagonista a Casio, un adolescente que arranca miradas a donde quiera que vaya dado a su albinismo. Pero más allá de su aspecto físico, lo que realmente nos cautiva de él es su voz, la que lo construye y lo hace especial, lleno de valentía y humildad. Todas estas tramas, perfectamente enlazadas unas con otras (e imposibles de separar, me atrevo a decir) serán un fantástico viaje emocional, no sólo para los personajes de la historia, sino también para el lector.

El realismo mágico se apodera con fuerza de la trama que conecta al protagonista con Preludio de invierno, su libro favorito. Eventualmente, Casio descubrirá que entre las paredes de la mansión que se alza sobre el impotente acantilado de Aguablanca, se desenvuelve una atmófera que le recuerde a la historia que, de tanto leerla, se ha aprendido de memoria: una  historia de amor enmarcada en un contexto bélico. Algo sobrenatural sucede allí arriba y muchas de las personas que conoce las recuerda de algún lado: la servidumbre de la mansión, algunos familiares de Óscar Salvatierra y, uno de mis personajes preferidos, Enea, la anciana que vive a pocos metros de la casa en donde se hospeda la familia de Casio. Son muy hermosas y especiales las escenas donde Casio termina arreglando el jardín de la mujer a cambio de información sobre la familia Salvatierra y que, hacia el final del libro, la tarea se transforma en la lectura en voz alta de Preludio de invierno. En la relación entre ellos dos se crea una atmósfera que muchas veces buscamos en los libros y que no siempre encontramos, aquello que nos hace conscientes de la lectura, esa sensación de descubrir que el autor nos ha jugado una ilusión y debemos descubrir cuál es el elemento fuera de contexto. Sin embargo, el relato es tan agradable, que dejamos de perseguir la línea que separa lo real de lo mágico y nos vemos envueltos en el drama, el cual siembra pequeñas pistas para resolver los diferentes enigmas. Así van surgiendo los diferentes giros narrativos, algunos de ellos predecibles, pero no ello se disfruta menos la historia.

El romance es otro de los elementos fuertes del relato, sin embargo no intenta robarse el protagonismo en esta historia intensa y veraniega, por el contrario, suaviza un poco la aflicción y se convierte en una bocanada de aire fresco para toda la tensión a la que nos somete el relato. En la premisa pasa casi desapercibido y ni siquiera parece ser el tema central, pero a partir del interés amoroso de Casio, descubrimos que la narración indaga en un tema recurrente en la literatura juvenil: la diversidad. Desde el elemento LGBT+, nos conducimos inmediatamente a la tercera trama, la que está relacionada con el pasado inmediato y es la que planta el enigma al inicio del relato donde nos preguntamos qué sucedió con los amigos de Casio y por qué uno de ellos ha dejado de dirigirle la palabra. Mientras se vuelve cada vez más íntimo con Marc, el adolescente que tan mal le caía y que ahora tienen mucho más en común de lo que creían, descubrimos el drama que ambos enfrentan debido a su identidad sexual. Este es el punto de quiebre emocional, la cumbre de toda la fragilidad con que se nos ha narrada tan bella y melancólica historia. Hay mucho dolor, humillación, impotencia y, por sobre todo, la inmensa desilusión de ser despreciado por un ser querido.

La pluma de la autora es uno de los grandes aciertos que permiten al lector enamorarse de la historia. Describe los sentimientos con gran fragilidad, construyendo escenas intensas y dulces al mismo tiempo, enmarcadas en paisajes veraniegos que son transmitidos con una gran fidelidad sensorial. Solo bastan dos o tres palabras para transportarnos inmediatamente a Aguablanca, con sus secretos y su mística, sin olvidarnos de ese microclima producido por el choque del mar y las montañas, que nos dio hermosas escenas de verano donde una repentina lluvia cambiaba el rumbo de la historia.

Una sonata de verano es un relato completo que te permite experimentar un vaivén de emociones y sentimientos: soledad, humillación, pérdida y, por sobre todo, amor y amistad. Toda la fragilidad que emanan los personajes se tiñe de pequeñas historias secundarias cargadas de misterios y secretos, donde el pasado y el presente se entretejen para sacar a la luz una verdad que perdura en el tiempo. Es una lectura increíble, narrada con una pluma maravillosa a través una prosa que, además de ser entretenida y fresca, está llena de compromiso. Si comienzan a leerla, no van a querer soltarla hasta haber descubierto todos los misterios...


“¿En que momento el interés se convierte en fascinación? ¿En que instante la fascinación se convierte en algo que no puede describirse con palabras, y que, sin embargo, sientes muy adentro, retorciéndose en tus huesos?.”

MI CALIFICACIÓN


SOBRE LA AUTORA


Belén Martínez nació un 22 de febrero de 1990 en Cádiz, el mismo día en que comenzaba el carnaval en su ciudad, quizás por eso siempre se ha sentido atraída por la música, las palabras y la magia. Empezó a escribir desde pequeña y, desde entonces, no ha dejado de hacerlo. Estudió enfermería, y actualmente, compagina su trabajo como matrona con la escritura y la adaptación editorial. Esta es su tercera novela publicada, tras Lilim 2.10.2003 y Hasta la última estrella, y su segundo premio recibido, tras ganar el Premio Darkiss en el año 2012.

1 comentario:

  1. Hola!
    Ay, creo que necesitaba muchísimo tu reseña. El último empujón que necesitaba para saber que si o sí tenía que leerlo.
    Como vengo viendolo en todos lados, ya estaba por abandonar las esperanzas de que me guste pero tiene demasiados elementos que dicen LEEME. Así que allá voy, gracias por la reseña.
    Besos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...