Botones

domingo, 27 de enero de 2019

Diez libros ambientados en la Segunda Guerra Mundial


¡Hola lectores! Hoy, 27 de enero, es el Día Internacional de Conmemoración a las víctimas del Holocausto. La fecha coincide con el día en que las tropas soviéticas liberaron el mayor campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau, que tuvo lugar en 1945. Durante la Segunda Guerra Mundial, el régimen nazi, liderado por Adolf Hitler, asesinó a unos seis millones de personas con el propósito de erradicar a la comunidad judía en Europa. Sin lugar a dudas, en la literatura encontramos un sinfín de títulos que reflejan las penurias sufridas en aquella época, no solo por las  víctimas sino por aquellos que fueron testigos del Holocausto. Es por ello que quiero recomendarles diez libros que retratan este oscuro período histórico y que vale completamente la pena leer.



La ladrona de libros de Markus Zusak

Es la novela más conocida de Zusak y una de las eternas favoritas del género histórico dentro la literatura juvenil. La historia es narrada por un personaje muy peculiar, "la Muerte", quien nos relata las andanzas de Liessel, una niña alemana cuya madre, en busca de seguridad, la entrega a los señores Hubermann, sus padres adoptivos. Entre los horrores propios de la guerra, la niña traba amistad con dos personas muy especiales: por un lado, el pequeño Rudy, su mejor amigo y, por el otro, Max, el judío que se esconde en el sótano de los Hubermann. Es una historia muy conmovedora, llena de inocencia y descubrimientos en una época difícil, con una protagonista lo suficientemente audaz para adentrarse en el maravilloso mundo de las libros cuando miles y miles de ejemplares eran reducidos a cenizas sin piedad alguna.


El niño en la cima de la montaña de John Boyne

El autor de El niño con el pijama de rayas nos presenta a Pierrot, un niño de padre alemán y madre francesa que, repentinamente y con apenas siete años, queda huérfano y debe abandonar Francia para mudarse con su tía Beatrix, quien trabaja en una imponente mansión en Los Alpes austríacos y, de ahora en más, se hará cargo de él. La historia da un giro interesante cuando descubrimos que aquel lugar se trata nada más y nada menos que de una de las residencias de Adolf Hitler. Allí nuestro joven protagonista crecerá bajo la influencia de una de las mentes más retorcidas y maquiavélicas de la historia mundial. Convirtiéndose poco a poco en un despiadado anti-héroe y alejándose con originalidad de los protagonistas que acostumbramos ver en las historias que nos remiten al Holocausto, Pierrot se enfrentará a un nuevo giro cuando la Segunda Guerra Mundial llegue a su fin y su líder desaparezca. El niño en la cima de la montaña es, sin dudas, uno de los libros juveniles sobre la Segunda Guerra Mundial que más se diferencia por su originalidad.



Invierno en tiempo de guerra de Jon Terlouw


Puedo decir con total convicción que ésta fue mi lectura favorita del año pasado. Sin conocer previamente el título y, mucho menos, al autor, Invierno en tiempo de guerra me sorprendió y cautivó con gran poder. La historia transcurre en el inverno de 1944-1945, hacia los finales de la guerra. El protagonista, Michiel, un adolescente dueño de una inocencia propia de un niño, habita en Holanda, donde el paisaje se impregna continuamente de gente que se traslada desde las grandes ciudades a las áreas rurales, en busca de alimentos y refugio. Un gran despliegue de personajes y las más opuestas intenciones de supervivencia se pondrán en juego cuando Michiel se ofrece con toda su inocencia a ayudar a Dirk, un chico que pertenece a la Resistencia. Es una historia relatada con mucha sensibilidad e inteligencia y que, lamentablemente, no es muy popular. Si no la conocían, se las recomiendo y, vale saber además, que en 2011 se estrenó su adaptación cinematográfica.



La luz que no puedes ver de Anthony Doerr

En este libro, que recibió el premio Pulitzer de ficción en el año 2015, nos adentramos en el contexto bélico de la mano de dos personajes en escenarios completamente diferentes. En París conocemos a Marie Laure, una niña ciega que vive junto a su padre, un cerrajero que trabaja en el Museo de Historia Natural. En Alemania nos encontramos con Werner, un niño que vive con su pequeña hermana en una residencia para huérfanos. Gracias a su gran talento para arreglar radios es aceptado en un prestigioso colegio alemán. A medida que la trama avanza, vemos como los giros narrativos trabajan con gran interés y suspenso para que ambos caminos confluyan. Al igual que El niño en la cima de la montaña, la historia de uno de los personajes nos muestra el lado del que poco se habla: el adoctrinamiento de la juventud alemana. Luego de leer un sinfín de historias sobre campos de concentración, vamos encontrando nuevos voces que indagan en la otra cara de la moneda, donde los protagonistas dejan de ser únicamente aquellas lamentables víctimas del genocidio nazi y revivimos la historia a través de los que estuvieron al costado del camino, pero cuyas vidas, de algún modo u otro, enfrentaron un cambio radical.




El lector de Bernhard Shlink

Narrado en retrospectiva, Michael Berge, el protagonista de esta historia, nos relata el romance que lo marcó profundamente durante su adolescencia. Con apenas quince años, establece un vínculo romántico con Hanna, una mujer que le dobla su edad y con quien, en cada encuentro clandestino, comparten fragmentos de libros. Un día, Hanna desaparece sin dejar rastro y será solo años después, cuando Michael se convierte en un estudiante de Derecho, cuando sus caminos se vuelven a cruzar. Él debe asistir a un juicio contra criminales de guerra del nazismo y es allí cuando descubre que Hanna estuvo involucrada en los campos de concentración. El lector es una novela breve, escrita más que nada para el público adulto, donde la narración es por momentos apasionada y por otros indiferente y llena de sensatez.




El diario de Ana Frank de Ana Frank

Si hablamos de literatura de Holocausto, sería imposible no mencionar a Ana Frank. La niña judía, de apenas trece años de edad, debe dejar Alemania junto a su familia, luego de que su hermana mayor recibiera una citación para trabajar bajo el régimen nazi. Su diario, escrito entre los años 1942 y 1944, fue un regalo de cumpleaños recibido por Ana de parte de sus padres. Allí narra todo lo que sucede en su entorno familiar durante el tiempo que permanecen ocultos en una antigua oficina donde trabajaba su padre, situada en Ámsterdam. Al poco tiempo de llegar al refugio, una nueva familia y un dentista, se sumaran al grupo silencioso e invisible que escapaba de las garras del régimen hitleriano.


Evelina y las hadas de Simona Baldelli

Evelina vive en las colinas de Pésaro, un pequeño pueblo de Italia. Europa está sumida en la Segunda Guerra Mundial mientras que la niña se refugia en un mundo de fantasía donde conviven dos hadas: la Negra, de carácter fuerte pero de intuición protectora y la Boba, una eterna risueña. La aventura chocará con la realidad cuando la niña descubra un gran secreto: en un hueco del granero se esconde una niña judía. A través de los ojos infantiles de Evelina, que poco lo entienden pero que definitivamente no es inmune al sufrimiento del que le toca ser testigo, viviremos una historia conmovedora y escalofriante en partes iguales.



Los nombres prestados de Verónica Sukaczer 

Dejando de lado la literatura exclusivamente europea, nos sumimos en la pluma de una escritora argentina, donde la crueldad del nazismo cruza el océano y se transmite de generación en generación como la más terrible de todas las historias. Nina, una joven estudiante de periodismo, debe vaciar la biblioteca de la casa de su abuelo. Mientras lo hace, encuentra ocho cartas dirigidas a él, escritas por una misteriosa mujer, que luego descubrirá que se trata de una sobreviviente del Holocausto. Durante el resto de la trama, Nina se encargará de resolver el misterio sobre la enigmática remitente y el pasado de su abuelo. El libro, de poco más de ciento cincuenta páginas, es una lectura ideal para introducir a los lectores más jóvenes en la temática.




Maus de Art Spiegelman


Cambiando de género narrativo pero no de temática, otro clásico de clásicos que nos cuenta un poco más sobre los años del Holocausto es, sin dudas, la aclamada novela gráfica Maus. A modo de parodia metafórica y visual y valiéndose de un puñado de animales antropomorfizados, la novela nos relata la biografía de Vladek Spiegelman, un judío polaco superviviente de los campos de exterminio nazis. El responsable de dar nuevamente vida a la historia en papel es Art, su propio hijo. Vladek le narra a su hijo sus memorias, comenzando desde la Polonia anterior al estallido de la Segunda Guerra Mundial, cuando acababa de comprometerse con su mujer y gozaba de una buena posición social. Cuando ésta de desata, el panorama de un vuelco y deberá usar toda su inteligencia e influencia para conseguir algo tan básico como un refugio o un mendrugo de pan.
Con una narrativa absolutamente novedosa para el género, Spiegelman se ha valido en el año 1992 el primer Premio Pulitzer entregado a un cómic. 


Wakolda de Lucía Puenzo

No me resistí a traerles una historia completamente diferente de la mano de otra autora argentina. En este relato con seguridad no encontrarán campos de concentración, judíos, ni refugios en las más remotas ciudades de Europa. Lucía Puenzo nos presenta la historia de una familia argentina que se traslada al sur para ocuparse de una hostería que recibe como herencia. En el camino, se cruzarán, sin siquiera sospechar de su verdadera identidad, con Josef Mengele, una de las mayores mentes criminales de albergó el Holocausto. En la novela se funde la realidad de su refugio en el sur de nuestro país con la ficción a la que es sometida la familia de Lilith tras recibirlo como su primer huésped. Mengele fue unos de los médicos encargados de la selección de victimas que eran asesinadas en las cámaras de gas, además de realizar experimentos mortales con prisioneros. A aquella mente siniestra le es imposible despegarse de la perversidad. Lilith nació sietemesina y tiene problemas de crecimiento. Con sus doce años, sólo aparenta no tener más de ocho años. Esto se convierte en una fuente de entretenimiento para Mengele, ya que la ayudará a revertir los problemas de crecimiento con sus oscuras prácticas medicinales. 

“No permitas nunca que te engañen con la idea romántica de la guerra, el heroísmo, el sacrificio, la emoción y la aventura. La guerra trae consigo mutilaciones, dolor, tortura, prisión, hambre, privaciones e injusticias. No hay nada de romántico en todo eso. 
― Jan Terlouw, Invierno en tiempo de guerra







2 comentarios:

  1. Hola! Leí El diario de Ana Frank este año porque una escritora argentina (Susana Grimberg) me regaló La mirada de Ana, un poemario que escribió basado en la vida de Ana Frank. Vi las películas de La ladrona de libros y Wakolda, y las dos me gustaron. Hace un tiempo me compré La ladrona de libros en inglés, pero todavía no leí la novela. Me gustaría comprarme Wakolda, Maus y El lector. Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  2. Hoooooola, Mariii !!!
    ¿Acaso es esta exactamente la entrada que estaba buscando leer sin saberlo? ¡DEFINITIVAMENTE! Soy una fan enooooorme de la ficción histórica, así que agradezco enormemente estas 10 recomendaciones de la SGM <3 LOVE IT LOVE IT LOVE IT !!! Creo que hay algo hermoso y sumamente significativo en leer este tipo de libros, y realmente me fascina <3 MUCHAS GRACIAS POR HACER ESTA HERMOSA ENTRADAAAAAA <3
    De todos estos, he leído La Ladrona de Libros, El Niño del Pijama a Rayas y por eso dudo que vaya a leer ese otro libro de John Boyne, La Luz que No Puedes Ver, y El Diario de Ana Frank :# Y TODOS ME GUSTARON MUCHOOOOOOOO (excepto por el de Boyne). SON NOVELAS FANTÁSTICAS, ESO SEGURO <3 <3 <3 Así que me llevo bien anotados los otros libros, sobre todo Wakolda, y El Lector <3 Aafsygduhfgij ME ENCANTAN !!!
    De nuevo, MUCHÍSIMAS GRACIAS POR ESTA INCREÍBLE ENTRADA <3 LA DISFRUTÉ A MONTONES Y HA SIDO UN GRAN PLACER VENIR A LEERTE :D ¡Y adoro la frase del final atfwgyuhij!
    Un beso! Nos leemos :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...