Botones

jueves, 12 de julio de 2018

Reseña: Encuentros de película



Título: Encuentros de película
Autor: Varios
Publicación original: 2018
Editorial: Ediciones SM

♥ Gracias a Ediciones SM por el ejemplar ♥

Es precipitado, lo sé. Nos acabamos de conocer. Pero puede que esta sea una historia de amor, así que quiero contarla como corresponde.
- La imprenta, Nina LaCour

Meet cute es, como se suele denominar en el lenguaje audiovisual, la escena, el momento o la circunstancia en donde dos personajes con un fuerte potencial romántico se encuentran por primera vez. Lo que suceda de ahí en más será todo un misterio para esta antología de cuentos inéditos, ya que la temática que une a catorce reconocidas autoras del género juvenil se limita a derretirnos el corazón con el mejor encuentro de película que tienen bajo la manga.

En nuestro país el libro llegó al circuito comercial como Encuentros de película (Meet cute: Some people are destined to meet en su versión original), un título bastante acertado que hace justicia al espíritu de la antología y que, a pesar de que la propuesta era justamente esa, es decir, trabajar en el formato narrativo corto la secuencia más cursi y melosa de toda historia de amor, ese clásico "amor a primera vista", siento que estuvo bastante flojo el trabajo de la mayoría de las autoras y, en mi caso particular, más que centrarme en lo mágico del momento, en más de una oportunidad me sentí desilusionada por el mínimo atisbo de verosimilitud con el que me encontré (el lector puede ser romántico, no ingenuo). Fueron pocas las audaces que supieron darle una vuelta de tuerca a su cuento, mientras que el resto se limitó a sencillas variantes de un cliché poco explotado, resultando de ello un puñado de historias inverosímiles y absurdas. Aún así, con la gran cantidad de autoras y estilos hay un amplia variedad para todos los gustos, así como interesantes temáticas que van desde el realismo y la cotidianidad a la ciencia ficción y la distopía, encontrándonos en el camino con la inclusión de personajes LGBT+. Por esto mismo, difícilmente termines el libro sin haberte enamorado de alguno de los relatos.

Partiendo de la noción de que todos los cuentos de la antología tienen ese elemento mágico, repentino y, por supuesto, hiper cursi, vale decir que algunos tienen una construcción muy realista que te absorbe por completo, otros quedan suspendidos por la falta de claridad del mensaje o por no aportar nada que realmente se gane el interés del lector, y  algunos otros que tienen elementos muy originales y creativos que terminan justo en lo que podría ser el punto de giro inicial de una excelente novela y que, obviamente, te dejan con ganas de más. Entre mis favoritos se encuentran El ministerio de amores muertos de Nicola Yoon, La imprenta de Nina LaCour y Clic de Katharine McGee. 



Protocolo de sitio de Katie Cotugno ★☆☆☆☆
Definitivamente las historias narradas en 2da persona me ponen muy incómoda. Nuestros dos personajes principales son puro cliché de romance juvenil. Por un lado tenemos a la detestable chica popular que cree que el mundo entero está rendido a sus pies y que difícilmente se preocupa por los sentimientos ajenos. Por el otro lado nos encontramos con uno de sus compañeros de clase, un chico humilde y reservado, bastante tosco y rudo si se quiere, con el que tiene poca relación ya que casi no asiste a la escuela porque trabaja en la granja de su familia. Accidentalmente terminan escondidos en un baño luego de que la típica fiesta adolescente que oficiaban en casa de un tercero se viera interrumpida por la llegada de la policía, por lo que deben permanecer inmóviles para no delatarse. Lo que acontece de ahí en más es un relato mediocre en donde la protagonista no deja de hostigar al chico con un trato deplorable y prejuicioso para saltar repentinamente a una actitud histérica donde intercambian un par de besos de los que finalmente se excusa diciendo que no significa nada para ella ya que tiene novio. De verdad no entiendo cuál es el punto de la autora con toda esa situación superficial y lastimosa. Hay una pequeña subtrama que tuvo la intención de impactar al lector y ser LA bomba del relato por todo el misterio que generó a su alrededor, pero la sentí desperdiciada y mal desarrollada, más que nada al ser usada como una justificación del comportamiento perverso y vil de la protagonista. Sin dudas es la peor elección para comenzar la antología.

La imprenta de Nina Lacour ★★★★☆
No he leído nada de Nina LaCour pero su estilo me gustó mucho. Es ligero, fresco y te engancha rápidamente. En su relato no recurre a elementos extraordinarios, sino que hace magia de la cotidianidad. Su cuento, de carácter LGBT+, nos presenta a una chica que comienza a trabajar en una imprenta, ansiosa de saber que es un poco anticuada y aún se manejan de manera muy rudimentaria, lo que la entusiasma en gran manera ya que es justo el desafío que estaba buscando: alejarse de todo índice de tecnología. Un pequeño giro se da cuando descubre que en realidad la contratan, no solo para reemplazar a una de las empleadas que tiene licencia por embarazo, sino que necesitaban a alguien joven que introduzca el negocio en el mercado virtual, incluso le compran una computadora (Epic fail). Es así como, administrando las redes sociales de la imprenta, conocerá a su potencial soul mate a través de una serie de reclamos vía Twitter. La historia de Lacour es una de las más interesantes de todas, con mucho dinamismo y enganche. 

Reloj de arena de Ibi Zoboi ★☆☆☆☆
No conozco a la autora pero quizás tenga más habilidad en el formato novela que en el cuento, porque hubo un ruidoso despliegue de personajes y temáticas que fueron difíciles de pensarlos como un todo, dejándome con uno de los mayores sinsentidos de todo el libro. ¿Alguien dijo desborde de información? Temas como la diversidad racial y la discriminación se entretejen con una trama principal donde la protagonista quiere ir a su baile de graduación y su objetivo será conseguir pareja y, claro, el vestido. Entre personajes que no suman ni restan y mucho menos tienen un objetivo claro a favor de la trama, el meet cute fue inconcebible y para nada emocionante.

Clic de Katharine McGee ★★★★★
Raramente, es uno de los pocos que escapan del género juvenil ya que sus personajes principales son adultos. Sé que la historia no es para nada original, y siendo de público conocimiento que McGee es fan de la serie de tv Black Mirror, puedo intuir toda la "inspiración" que tomó para la construcción del setting. Aún así es uno de mis favoritos, quizás porque no me resisto al género distópico, de igual manera McGee genera la atmósfera ideal para el meet cute. En un futuro no muy lejano, las personas asisten a citas con personas con las que han sido emparejadas debido a un alto nivel de compatibilidad, en base a un extenso cuestionario que han respondido previamente. Si el sistema ha hecho un buen trabajo y hay química entre ellos, simplemente hacen clic. Hay mucho trabajo y un gran acierto en ello, dando paso a un relato con una pizca de suspenso y una peculiar persecución para finalizar con un punto de giro con toda la magia y el destino que se puedan expresar en papel. Sin dudas, fue una de las autoras que mejor supo plantear el concepto propuesto.

La pasante de Sara Shepard ★★☆☆☆
Las historias de Sara Shepard y yo no nos llevamos del todo bien. Leí el primer libro de Pretty Little Liars y decidí de manera rotunda quedarme con la serie. En esta nueva oportunidad no supo convencerme de lo contrario, su historia es ridículamente melosa y manipulada de manera tan caprichosa que roza el absurdo. Tal vez tenga potencial en una novela, pero en formato breve está todo tan condensado y precipitado que terminé por odiarlo. Una adolescente comienza a trabajar como pasante en una compañía discográfica. El primer día de trabajo conoce a uno de los cantantes de la empresa y tras una breve caminata juntos, él se enamora perdidamente de ella. Así de plano y aburrido. No supo aportar nada nuevo ni convencer al lector de que tenía algo interesante para decir.

Un verde lugar de Meredith Russo ★★☆☆☆
Russo amplía un poco más el panorama y nos introduce en la historia de una chica transgénero que se encuentra en medio de una intensa lucha para que le permitan utilizar el baño de mujeres de su escuela mientras que una compañera de colegio, criada en una conservadora familia cristiana, se enamora de ella, a pesar de haber encabezado la oposición al pedido de inclusión para el uso de los baños. El tratamiento que se le da al relato sintetiza demasiado los temas expuestos, muy extremos y delicados, convirtiéndolos en un asunto liviano y superficial. Sinceramente no creo que su idea encaje exactamente con el formato de un cuento, porque terminó por darle una resolución impulsiva e inverosímil. Por otro lado, los personajes eran tan complejos que necesitaban mucho más que un par de escuetas páginas para desarrollarse apropiadamente. Russo quiso darnos una historia de amor rebelde, atrevida e intensa, pero se vio limitada y quedó a mitad de camino.

Nuestra manera de amar de Dhonielle Clayton ★★☆☆☆
Clayton creó una historia original y arriesgada. En un escenario costero envuelto en una atmósfera mística, dos personajes (f/m) se encuentran por obra del azar o, quizás, por intervención de los dioses. En su cultura, tiene mucha importancia, casi vital, la idea de las almas gemelas y es a través de una marca de nacimiento similar a un tatuaje que descubren cuándo están frente a la persona correcta, aquella a la que están destinados. Hay una construcción esmerada del universo y del concepto en sí, pero el relato está constituido mayormente por visiones que tienen de su futuro, las que marean con cambios bruscos de tiempo y espacio en un intento de recurrir a golpes bajos, que me hicieron pesada la lectura y terminó por aburrirme. 

UMF de Emery Lord ★★★☆☆
Mi impresión de esta historia es bastante neutra. Dos chicas se conocen en un aeropuerto, comienzan de una manera divertida y diferente una conversación y terminan por intercambiar teléfonos. El relato es ligero y ameno, el escenario donde todo sucede es muy cotidiano y lo único de lo que se vale la autora para entretenernos son los diálogos audaces que obtiene de unos personajes que no lograron convencerme del todo. No sabría indicar exactamente qué es lo que no me gustó. Quizás le faltó un buen punto de giro o un final diferente que combatiera esa sensación de historia introductoria que no supo llevarme a ningún lugar en concreto.

El diccionario que nos unió de Jennifer L. Armentrout ★★★★☆
Jennifer L. Armentrout es, probablemente, una de las autoras más populares de toda la antología, y aunque no he leído nada de ella, sin dudas ahora lo haría, porque su cuento me resultó de lo más tierno. La protagonista trabaja en una biblioteca y está empecinada en que un misterioso socio le devuelva un diccionario que llevó hace tiempo y que, en cada llamada de reclamo, en un coqueteo bien nerd, le asegura que aún lo está usando y no lo piensa devolver. La historia de fondo es dulce, tierna y muy simpática, por lo que amerita decir que me quedé con todas las ganas de seguir leyendo sobre esos dos personajes. 

La improbable probabilidad de enamorarse de Jocelyn Davies ★★★
La idea de Davies encaja a la perfección con el formato cuento y a la vez con el concepto de meet cute. Camino a la escuela, una adolescente hace contacto visual con un chico del subte de al lado, que va en sentido contrario y que, luego del flechazo y con la esperanza de volverlo a ver, saca ventaja de la situación y la transforma en su nuevo proyecto para la materia de estadística. ¿Cuál es la posibilidad real que tiene de volver a verlo tomando el mismo subte a la misma hora, aún sabiendo lo poco probable que es encontraste dos veces con la misma cara en la subterránea Manhattan? Es una historia astuta, ingeniosa y muy entretenida, con personajes secundarios que aportan mucho humor.

417 millones de kilómetros de Kass Morgan ★★★☆☆

A pesar de que los cuentos de Yoon y McGee comparten algunos elementos similares pero con un perfil más distópico, Morgan es otra de las pocas autoras que marca la diferencia, jugándose con un género no tan explotado por las historias de amor como lo es la ciencia ficción. 
417 millones de kilómetros es la distancia que separa al protagonista de su objetivo. Anhela ganar una competencia en donde el premio mayor es un lugar en una expedición que lo llevará directo a Marte. Claro que el sacrificio es grande ya que deberá renunciar a todo su entorno que, de hecho, es justamente lo que se propone. Durante los últimos meses ha sido víctima de bullying gracias a un video que lo muestra en una situación muy humillante y que desgraciadamente se viralizó, recibiendo millones de visualizaciones diarias de todo el mundo. En la última ronda de la competencia es encerrado en una cámara de aislamiento por 24 hs junto a una de las finalistas. El objetivo es evaluar sus personalidades y el desempeño en equipo y así es cómo, en lugar de rivalidad, se encontrarán con un meet cute con matices de amistad. El final no me convenció y es donde encontré el punto débil del relato, pero en líneas generales la historia resulta interesante y original, quizás con una dosis no muy alta de romanticismo.

Algo real de Julie Murphy ★★★☆☆
Dos chicas compiten en un reality show para ganar la oportunidad de pasar un día con su cantante favorito. Una de ellas es la presidente del club de fans y la otra no está muy interesada en el músico en sí, pero sí lo estaba su hermana, quien falleció tiempo atrás en un accidente automovilístico.
Entre el frenesí de una fan y la búsqueda de consuelo de una abatida hermana, descubrirán la superficialidad y la frivolidad con la que se manejan en el detrás de escena del mundo del espectáculo, obteniendo además de un ídolo caído, un amor inesperado entre ellas.
La construcción del entorno me pareció fenomenal, todo el asunto del reality me absorbió tanto que le pediría a Murphy que se animé a adaptarlo a novela, especialmente porque ese meet cute salió de la nada. Admito que me fascinan los giros inesperados, pero justificados. De un poco de compasión, camaradería y repulsión compartida hacia el cantante no sacamos esa forma abrupta de romper el hielo. 

Di todo de Huntley Fitzpatrick ★★★☆☆
No es entre todas las historias una de las más especiales pero cumple con todos los requisitos, principalmente cautivando al lector desde la dulzura del relato. 
La protagonista trabaja como mesera en una cafetería. Uno de sus clientes habituales comienza a coquetear con ella hasta que finalmente salen en una cita. Toda la situación da un giro repentino cuando él la lleva a la casa donde vivía cuando era una niña, y que su padre se la arrebató a su familia a través de una estafa. Él, cargando con la culpa ajena, pretende disculparse por los daños que causó su padre tiempo atrás.
Siendo sincera, el objetivo del protagonista no tiene mucho sentido. Veamos, llevar a la chica que te gusta a ver la casa en la que vivía feliz hasta que tu padre se las quitó, dejándolos en la calle, definitivamente no es la mejor estrategia para conquistarla. No necesita revivir un pasado doloroso. 
El resto del relato me pareció bien, especialmente la química entre los dos personajes antes de la cita.

El ministerio de amores muertos de Nicola Yoon ★★★★★
De todos las historias de la antología, esta lidera mi podio. 
Desde un punto de vista fresco, animado y, por sobre todo, distópico, nos encontramos con una construcción excepcional. Yoon nos plantea una sociedad en la que toda relación que ha llegado a su fin debe presentarse al Ministerio de Amores Muertos. Es posible encontrar un predio con edificios  dedicados a diversos asuntos: Amor No Correspondido, Rupturas, Duelo o Amor Joven.
El protagonista recurrirá al MAM para intentar descubrir por qué su relación terminó y así remediarlo para poder recuperar a su ex novia. De la Oficina de Recuperación Emocional será derivado a Autopsias de Relaciones y de esta forma indagaremos en su historial amoroso para concluir con una situación inesperada que me hubiera encantado un poco más de trabajo pero que, ante tanto ingenio, me fue imposible descontarle estrellas a Yoon.




Encuentros de película es un buen libro, sino es para leer de una sentada, al menos para recurrir a él de a ratos, como cuando acabamos de salir de una historia pesada y necesitamos algo fresco y ligero o cuando estamos en medio de un reading slump. El concepto que une los relatos es interesante y cautivador, pero probablemente nos topemos con el final del cuento cuando la historia empieza a comprometernos sentimentalmente. Aún así les aseguro que van a encontrar niveles elevadísimos de ternura y personajes que amaríamos tener en la mesita de luz, pero paciencia, porque entre tantas historias seguramente encontrarán alguna que otra que no les guste o que no cumpla con el objetivo como esperaban. De todos modos vale la pena darle una oportunidad y dejarse llevar por algún que otro encuentro de película.

“—Todo amor se termina  —dice ella. —Quizás  —digo—. Pero tiene que empezar en algún lugar”
- El ministerio de amores muertos, Nicola Yoon 

MI CALIFICACIÓN






2 comentarios:

  1. Hooola, Mary !!
    SUENA GENIAAAAAL <3 Me da mucha curiosidad y me suelen gustar mucho las antologías de este estilo. Esta novela estaba en mi TBR pero luego empecé a leerlo y no me convenció, así que lo abandoné. Pero seguramente lo retomo algún día.
    MUCHÍSIMAS GRACIAS POR LA RESEÑAAAA <3 ME HA ENCANTADO :3
    Besos! Nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. Lindo blog!
    Me ha encantado muy simple y bonito, ni hablar de tu entrada!! muchas gracias por compartirnos libros de este estilo, muy interesante peor no es de mi tipo,! :(.

    Tienes una nueva seguidora!.

    Geeky Freaky

    Estaba inactiva por motivos de viaje, pero ya volvi <3

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...