Botones

domingo, 24 de septiembre de 2017

Reseña: Sucedió en colores (Liliana Bodoc)

Follow my blog with Bloglovin


Título: Sucedió en colores
Autor: Liliana Bodoc
Publicación original: 2004
Editorial: Alfaguara


Cada cuento, de modo poético y sutil, focaliza en un color. Los nombres de los personajes, los elementos, los contextos y los sentimientos que se desprenden de la lectura se relacionan con ese tono. Así, la autora va creando un universo de juego y potencia la imaginación y la fantasía.

En Rojo, Diablo encuentra el amor en el Mercado de las Rosas. Conquistar a Rubilda, la bella vendedora de manzanas, esconde un enorme secreto.

En Blanco, el anciano esquimal dice: "Luna del oso, luna entera, luna del lobo y luna muerta; así es como se suceden las lunas en el cielo". Y comienza a contar...

En Amarillo, las siestas de miel del emperador Ye-Low se transforman en pesadillas agrias de limón. Siestas atormentadas que ya no puede dormir aunque se frote con azufre o consulte el Gran libro de remedios caseros.

En Verde, un matrimonio de campesinos no para de discutir. Es que él solo oye el crecimiento de las plantas que cultiva y ella solo escucha la desgracia que se avecina volando...

En Negro, un gentil deshollinador recibe la anticipada visita de una joven que, vestida de luto, lo invita a partir antes de la medianoche.


Muchas veces, siendo lectores adultos, subestimamos los libros infantiles alegando que se limitan al uso didáctico, como el aprendizaje de números, colores y animales para los más pequeños y la exploración de sentimientos como la alegría, la tristeza o el miedo, o los recurrentes valores como la amistad, el respeto y la solidaridad en el caso de lectores no tan pequeños. A veces, simplemente, ignoramos el hecho de que algunos nos ofrecen un chapuzón a una prosa ingeniosa, fresca y llena de poesía, dispuesta a sacarnos una sonrisa con el solo pasar de página.


Sucedió en colores es un libro que reúne cinco peculiares cuentos que se vinculan entre sí porque sus argumentos se desarrollan en concordancia al color que les da nombre. Es así como nos encontramos con Rojo, Blanco, Amarillo, Verde y Negro y ninguno se toma el atrevimiento de saltarse a la página del otro. Es un libro breve como un suspiro, cuya edición cuenta con una tipografía de gran tamaño y  un espaciado generoso que, sumado al ágil relato, se puede leer de una sola sentada sin inconvenientes de mezclar cuentos y crear nuevos colores, ya que cada relato individual constituye un universo particular, muy distantes unos de otros, con personajes, sensaciones y atmósferas únicas e irrepetibles a lo largo del libro. 

Casi sin necesidad de mencionar a los colores por sus nombres, Bodoc hace de un juego de palabras, una fiesta de colores y un estallido visual. Cada color evocado juega con su concepción cultural y plantea entre líneas el mensaje de cada cuento, así encontraremos una roja pasión, una verde esperanza o un oscura y lúgubre futuro. No hace falta que delate el título del cuento, pero sabemos a dónde nos lleva un diablillo enamorado de una vendedora de manzanas; un emperador oriental que adora las siestas, ésas que "huelen a papeles envejecidos y zumban como abejas", para que una recurrente pesadilla lo ponga en conflicto con el sol y un grupo de girasoles o, mi favorito, por su gran carga reflexiva, que nos pone en frente un deshollinador que abre la puerta de su casa para encontrarse con una mujer vestida de luto. 


Liliana piensa en colores. Su prosa es un lienzo donde los colores invitan a la creatividad. Juega con el origen de las cosas (como cuando busca una explicación a las fases de la luna) y a veces con los estereotipos, pero lo que se puede evidenciar sin lugar a dudas es que es imposible desprender a Liliana del contenido legendario, mítico, ni siquiera en un libro de cuentos infantiles, y doy gracias por ello. Sus palabras son ingredientes mágicos que al final del día completan la fórmula perfecta para cualquier alma lectora que busca sentido en un trozo de papel.

En esta nueva edición de Alfaguara hay un pequeño apartado en donde la autora nos cuenta un poco más sobre la inspiración del libro. Y vale decir que sucede algo similar con los pequeños esquimales de "Blanco" que descubren el origen de las fases de la luna cuando su abuelo les cuenta una vieja leyenda protagonizada por un oso y un lobo. Luego de conocer algunos secretos de los que ni siquiera sospechábamos, volvemos a sostener el libro en nuestras manos pero con un nuevo sentimiento, luego de descubrir que hay mucha infancia, muchos recuerdos y mucho corazón de Liliana en él.



"—Los cuentos nos ayudan a amar las cosas —murmuró el abuelo."


MI CALIFICACIÓN


Ejemplar: gentileza de Penguin Random House


4 comentarios:

  1. Hola Mary!
    Cada vez estoy más convencida que tenemos que ser más abiertos con nuestras lecturas. Que seamos adultos no significa que no podamos leer libros de cuentos. Me alegro de que te haya gustado y gracias por la reseña.
    Saludos, Cati

    ResponderEliminar
  2. "Muchas veces, siendo lectores adultos, subestimamos los libros infantiles alegando que se limitan al uso didáctico, como el aprendizaje de números, colores y animales para los más pequeños y la exploración de sentimientos como la alegría, la tristeza o el miedo, o los recurrentes valores como la amistad, el respeto y la solidaridad en el caso de lectores no tan pequeños. A veces, simplemente, ignoramos el hecho de que algunos nos ofrecen un chapuzón a una prosa ingeniosa, fresca y llena de poesía, dispuesta a sacarnos una sonrisa con el solo pasar de página."

    UN INMENSO RT A ESTO. Hace no mucho le regalé a una señora grande el libro "Mil grullas" de Elsa Bornemann (que si no lo leíste, qué estás esperando???) y mucha gente me criticó diciendo que era un libro infantil y bla bla bla. No entendieron nada. Hay libros que no tienen edad.
    Me encantó esta reseña y esa nueva edición es preciosa *.*
    Como siempre, tus fotos son preciosas Mary!
    Besotesss

    ResponderEliminar
  3. Mary queridaa :)
    A veces la gente no entiende que los cuentos no tienen edad y que además, muchas veces, les encontras distintos sentidos dependiendo de la edad en que los leas. A este librito en particular no lo conocía, la edición no puede ser más hermosa!
    Las fotos preciosas como siempre ♥ Me encantó la reseña, abrazotee!

    ResponderEliminar
  4. Hola! Amé tu reseña, la verdad es que nunca leí nada de Bodoc, no sé porqué, pero estoy más que convencida de que voy a comenzar con este pequeño.
    Gracias <3

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...