Botones

miércoles, 12 de julio de 2017

Reseña: El nido (Kenneth Oppel)


Título: El nido
Autor: Kenneth Oppel
Publicación original: 2015
Editorial: Océano Gran Travesía



No hagas promesas que no puedas cumplir…

Este resumen no pretende contarte la historia de Steven, tendrás que ser tú mismo quien la averigüe. Lo que sí podemos decirte es que Steven es un chico normal, aunque todos sabemos que la normalidad siempre va acompañada de otras cosas. Y si esas cosas están relacionadas con nuestros temores más ocultos, entonces estaremos empezando a darte algunas pistas de lo que podrás encontrarte dentro de este libro. Y es que en este libro hay un nido, un nido de avispas, pero también hay promesas, y sueños extraños que presagian el futuro, y un cuchillo, y un bebé en peligro, y el misterioso señor Nadie.

No queremos extendernos más, así que sólo te diremos que El nido es la historia de un chico y de la lucha contra sí mismo. Un aguijón venenoso que te producirá escalofríos y no te dejará dormir. Aunque ya no seas un niño. 



Con la ligera pluma de Kenneth Oppel que, curiosamente goza de la compañía de las inconfundibles ilustraciones tan peculiares y sombrías de Jon Klassen, nos adentramos a un mundo de adultos, rodeado de responsabilidades, conflictos y frustraciones que, página tras página, es explorado por una mirada llena de inocencia y pureza que hace uso de la sensatez para no perderse en el camino.

El nido narra la historia de Steve, un niño que posee una personalidad bastante singular y que, a pesar de algunos inconvenientes a los que se enfrenta debido a una ansiedad relacionada a una gran inseguridad y falta de confianza en sí mismo, logra llevar una vida tranquila y sin grandes sobresaltos. Ésta atmósfera familiar cambia repentinamente con la llega de Theo, el nuevo integrante de la familia. Claro que todo lo que sucederá de ahora en más no será una cuestión de celos, ya que nuestro protagonista hace tiempo ha dejado de ser hijo único y su experiencia como hermano mayor se la debe a la pequeña y extraña Nicole. El verdadero cambio radical viene en compañía del bebé, quien padece una enfermedad congénita y sus esperanzas de vida son relativamente bajas. Desde el día de su nacimiento, los padres no sólo están en un constante viaje de ida y vuelta al hospital, sino que dedican cada segundo de sus vidas al cuidado del pequeño. Esto provoca la desatención de los padres, que dejan a los niños a cargo de una niñera.

Los problemas de ansiedad que padece Steve usualmente se hacen presentes en forma de pesadillas. Durante la noche, el niño se ve sumergido en un mar de horror, desesperación y angustia. De día, esas extrañas ensoñaciones comienzan a materializarse paulatinamente y la narración se convierte en un discurso propio del realismo mágico en donde la incertidumbre es mayor que las certezas, con las que contamos para distinguir la fantasía de la realidad.

Avispas. ¿Cuántos de nosotros hemos temido alguna vez a las avispas? Quizás solo por miedo a ser picados. Y para Steve un aguijonazo es algo mínimo. Lo que representa un verdadero peligro es su alergia. Y resulta curioso que en sus sueños, una gran avispa reina se hace presente para hablarle de su vida, de sus miedos, de sus temores. El niño comienza a llamarles "ángeles", no solo por el aspecto alado y luminoso que presentan, sino por la actitud bondadosa que manifiestan al prometerle ayuda para arreglar al bebé enfermo.



Paralelamente, una serie de extraños acontecimientos tienen lugar en el mundo real. Un nido de avispas comienza a crecer del lado de afuera de una de las ventanas de la casa, cuya especie nadie logra reconocer; un misterioso hombre camuflado de afilador de cuchillos ronda la casa; la pequeña Nicole recibe en su teléfono de juguete imaginarios llamados del "Sr. Nadie"...

Así es como Steve vive simultáneamente en dos mundos que poco a poco comienzan a conectarse. Los problemas de la realidad parecen encontrar solución en una atmósfera de ensueño y al no contar con un tutor presente que lo guíe y lo aconseje, hace uso no sólo de su intuición, sino de la valentía y la determinación, que tan recelosamente guardaba, para enfrentar la adversidad. Porque para Oppel, no todo acto de generosidad está acompañado de desinterés y, a veces, esas intenciones encubiertas pueden ser tan oscuras e inexploradas como un nido de avispas.

A pesar de ser un middle grade juega libremente con la metáfora y el doble sentido. Y considerando que el realismo mágico no es un género fácil de digerir para los lectores más pequeños, se convierte en un desafío. Como toda narración propia del género, en donde la mayor parte del tiempo nos avocamos a la tarea de dejar de discernir entre fantasía y realidad, es necesario encaminarnos hacia el desenlace del mismo con un remate final, tanto para intentar explicar la naturaleza de lo absurdo, de lo abstracto o simplemente para afianzar la incoherencia. En la obra de Oppel, me atrevo a decir, el remate se muestra débil y es posible sentir desperdiciado gran parte del potencial que se evidenciaba previamente. De todas las incógnitas que el autor siembra en su recorrido, lamentablemente no son muchas las que podemos cosechar hacia el final, lo que no significa que el final sea abierto, sino que quizás la intención de Oppel era centrarse en el mensaje principal de su historia, sacrificando lo explícito y dejando en carne viva la incertidumbre.

El nido es, definitivamente, un libro peculiar y diferente a lo que usualmente ofrece el mercado. Sombría, enigmática... una atmósfera onírica admirablemente retratada. Una lectura ideal para todo lector despojado de pretensiones y en búsqueda de nuevos aires. 



"Alguien me dijo una vez que cuando a uno le preocupa haberse vuelto loco es precisamente porque no lo está."



MI CALIFICACIÓN


Gracias a Editorial Oceano por el ejemplar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...